La Traición como Tradición

Hoy quiero explorar una idea que lleva unas semanas paseando por mi mente. La traición. ¿Qué es esto de la traición? ¿Alguna vez te has sentido traicionado? ¿Alguna vez has tenido la sensación que alguien a quien aprecias o amas te ha clavado un puñal por la espalda? Como aquella canción de Andrés Calamaro.

Lo más probable es que lo hayas sentido alguna vez en tu Vida. Duele de la ostia. Sin embargo es algo metafórico, nadie te clava realmente nada, pero hay una sensación como si alguien te pisara el corazón, por que sí, por crueldad.

Yo recuerdo perfectamente un evento de mi Vida que me ha marcado profundamente y que recién ahora estoy aprendiendo a perdonar. Y lo más fuerte es que me tengo que remontar a cuando tenía unos 11 añitos, más de veinte años atrás. Yo era un chico bien feliz, sonriente, completamente inocente. Había vuelto a Barcelona después de vivir 2 años en la ciudad de Pittsburgh, al este de los Estados Unidos. Volví a mi hogar con 9 añitos, venía de una cultura completamente distinta a la Catalana, otras formas de hacer, otra tradición.

Me hice muy amigo de un chaval alegre y pillo de pelo rubio con quién jugábamos a explorar más allá de las rejas de la escuela, algo completamente prohibido. Era mi hermanito, nos sentíamos libres. Además éramos bien molones, o nos lo creíamos por lo menos, y nos gustaba tontear con las chicas de la clase, así como tontean los niños.

Un día un grupo de chicas nos convocó en el patio de la escuela porque nos querían decir algo. Una misteriosa emoción recorría mi estómago: será que le gusto a alguna? a lo mejor esto es lo que llaman amor… – pensaba yo. Ya en el patio nos esperaban un grupito de chicas de la clase con miradas bien tiernas, como si todas supieran el secreto y se imaginaran ya un desenlace hermoso.

Cuando ya parecía que alguna iba a lanzarse a hablar entraron en escena un grupo de chicos, nuestros “colegas” de clase, riéndose a carcajadas y señalándonos mientras decían: os lo tragasteis pringaos! era broma! jajajaja! Miré a las chicas y su mirada angelical se transformó mientras las observaba reírse con gusto como de ‘misión cumplida’.

Mi corazón se agrietó, lo sentí mientras me agarraba el pecho para que no cayera al suelo. Mi sonrisa se apagó en un instante. Me sentí solo. Y más solo aún cuando mi hermano me recriminó: no llores joder!

Los colegas de la clase se acercaron preocupados por mi desconsuelo. Venga tio, que era broma, no te lo tomes así –  me decían con aparente sinceridad. Pero yo estaba roto. No conocía esa sensación tan intensa, tan dolorosa.

Ese fue el día que conocí el concepto de la Traición. Me he llevado una sorpresa a buscar, como suelo hacer, la etimología de esta palabra en internet.

La palabra traición viene del latín traditio, traditionis (entrega, transmisión), que también nos da tradición en el lenguaje culto. Mientras tradición se especializa en significar lo que se entrega o trasmite de una generación a otra, traición designa la entrega de algo o alguien al otro bando, al enemigo.

http://etimologias.dechile.net/?traicio.n

Me parece muy curioso que traición y tradición tengan la misma raíz. Y me vino la idea siguiente. Parece como si el concepto de traición se transmitiera de generación en generación por tradición. Esto me vuela la cabeza.

Seguramente conocerás la historia de Judas que entregó a Jesus a los romanos a cambio de 30 monedas de plata. Aún a día de hoy se usa Judas como sinónimo de traidor. Igual no sabes que Judas acabó quitándose la vida.

Volviendo a lo que viví cuando era un niño, la herida que me dejó aquello sigue escociendo aún a dia de hoy. A veces no miro a las personas a los ojos porque tengo miedo que se repita esa situación. Puede parecer gracioso pero es así. En los últimos años he hecho un gran trabajo reflexivo para sanar esa Desconfianza que nació aquel dia en el patio de mi escuela.

Y es que la traición da a luz al Monstruo de la Desconfianza. Aquel que te acecha a través de las miradas de las personas que te rodean. ¿No te parece que hay una tremenda paranoia en el Mundo en el que vivimos? Que hoy en dia hay tal grado de desconfianza entre seres humanos, tanta tensión, tanta traición que parece un sueño poder volver a un estado de comprensión y de confianza entre unos y otros. Pero no solo entre países o pueblos, no. La cosa es mucho más ‘heavy’. Hay familias en las que personas de la misma familia no se hablan, se detestan, no hay ningún tipo de comprensión ni de acercamiento. Os ha sucedido algo así. Entre padres e hijos, marido y mujer, hermanos y hermanas. Es brutal.

La semilla de la Traición y la Desconfianza se va regando y se va transmitiendo de generación en generación, por Tradición, por Cultura.

Es bien curioso.

Hablo de todo esto para poder reflexionar. Para poder transformarlo. Porque últimamente hablo con mi familia y mis amigos y siento en la forma de expresarse un brutal grado de Desconfianza, tremenda Violencia. Como si nos tuviéramos miedo los unos a los otros. Miedo a que nos dejen, miedo a que nos falten al respeto, miedo a que nos miren ‘mal’, miedo a que nos rechacen, miedo a que nos critiquen, miedo a que nos hagan daño físico, miedo, miedo, miedo. Me resulta muy pesado. Pero esta ahí, lo escucho en la manera en como nos expresamos, en la manera en como justificamos nuestros actos constantemente. Hay una falta de autoestima tremenda y se palpa cada vez que alguien habla con Desconfianza de otras personas, ya sea de los políticos, la suegra, la vecina del quinto, la hermana o el perro del ‘cuñao’.

¿Qué es esto familia? ¿De donde viene todo esto? ¿Para qué sirve?

La Humanidad tiene sed de Confianza. Mucha sed. De poder mirar a los demás a los ojos con fe total y lealtad. Pero eso tan solo será posible a medida que cada uno haga el trabajo de mirarse al espejo y permanecer quieto. Observar las heridas y el llanto ensordecedor que supura de ellas y permanecer ahí, escuchando, respetando, amando. Pienso que solo así podremos volver a mirarnos a los ojos y ver más allá del rechazo, más allá del dolor, más allá de la envidia… Más allá. Simplemente más allá.

Y desde más allá me pregunto: ¿Es realmente posible que alguien nos traicione? Para que alguien nos traicione le tenemos que ver como un enemigo e interpretar su acción como un ataque hacia nosotros. ¿Puede ser que como nosotros interpretamos su acción haga nacer esta sensación de traición? ¿Será que puede haber otra forma de interpretar esto, una forma que no nos haga explotar de dolor por dentro? Otra forma de ver las cosas y otra actitud frente la vida, más sabia, más madura, donde la Violencia no se responda con más violencia.

Si no lo conoces aun te recomiendo el trabajo de Marshall Rosenberg, que dedicó su vida a desarrollar un forma de comunicación no violenta. A mi me esta cambiando la forma de ver el mundo y mis relaciones y me esta ayudando a madurar.

Si tienes más ideas sobre mis preguntas por favor compártelas con todos en la sección de comentarios. Un abrazo!

Que la traición no controle nuestra Libertad, que vaya perdiendo fuerza, y que esa Fuerza se torne Confianza, Autoestima, Respeto, Valentía.

Sigue amando!

Felices Fiestas 🙂

Gracias por leer.

 

Alejandro

Anuncios

2 respuestas a “La Traición como Tradición

  1. Leido. Gracias por la sinceridad, Gato Suave. Lo que siento en la relación con los otros es, a veces, decepción, más que traición. Tiendo a confiar, quizá demasiado, en que pueden. Y a veces no es así. Igual es mi problema. Con bajar expectativas, todo resuelto.
    Quizá la gente traiciona por envidia, que es lo que parece que os tenian los compañeros de clase. El ser humano no soporta que otro ser humano sea mejor que el, que sobresalga (excellere: sobresalir). Que se aparte del rebaño, de la clase, del grupo. “La marca más cierta de haber nacido con grandes cualidades es haber nacido sin envidia.-Francois Duc de la Rochefoucauld.

    Me gusta

    1. Gracias Artur 🙂 me parece muy interesante sobre lo de la decepción y bajar las expectativas. A mi también me sucede y estoy aprendiendo a soltar cada vez más. Gracias por tus ideas sobre la envidia, ciertamente cuanto más seguro y confiado de tus cualidades la envidia se evapora 🙂 gracias. Te amo ♡

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s