No huyas más del Miedo

Ayer volvimos de Portugal con Anita. Estuvimos viviendo una semanita cerca de un pueblo llamado Pombal a poco más de una hora al sur de Oporto.

Tuve la oportunidad de reencontrarme con Kieron, un hermano del alma que conocí en Sudáfrica hace tres años, que ha estado los últimos dos años viviendo en la selva amazónica de Perú aprendiendo de los chamanes indígenas de la etnia shipibo en la Ayahuasca Foundation.

Keyo, como lo llaman los estudiantes que asisten a los cursos de formación de la Fundación, ha crecido mucho desde que nos despedimos hace dos años en el aeropuerto de Cape Town. Ví mucha sabiduría en su ojos y en su expresión, en su voz. Ahora él es uno de los integrantes del grupo de profesores de la fundación junto con su compañera Marcia de Portugal.

Juntos guían retiros de sanación donde hacen dieta con distintas plantas medicinales de la jungla y con Ayahuasca – una medicina que se toma tradicionalmente en la Jungla Amazónica y que induce estados de conciencia alterados, es uno de los psicodélicos más poderosos que se conocen. A estos retiros, que pueden durar de dos a ocho semanas, asisten personas de todos los rincones del mundo para aprender acerca de estas plantas y de esta medicina milenaria que llaman Ayahuasca que esta ayudando tanto a la humanidad en estos tiempos tan acelerados en que vivimos a re-conectar con nuestro profundo sentir y a sintonizar con la armonía de la Naturaleza, de la que indudablemente originamos y que resuena en nuestras profundidades.

20170925_131925
Todo el grupo. Sois grandes!

Me llena de inspiración ver como mi hermano esta creciendo y esta ayudando a tanta gente a liberar heridas y traumas del pasado que nos pesan y no nos dejan volar.

Lo que más me ha impresionado en las dos ceremonias que celebramos en Portugal ha sido escuchar cantar a Keyo y Marcia. Tradicionalmente los chamanes shipibo cantan durante toda la ceremonia, que suele durar unas cuatro o cinco horas. Las canciones que se cantan en ceremonia se llaman Ícaros, y son canciones y melodías rítmicas y repetitivas en shipibo ceremonial que establecen una comunicación directa con los espíritus de las plantas que forman parte del ritual (Ayahuasca y otras plantas medicinales que forman parte de la dieta que uno lleva durante los días de retiro).

Estas canciones y sus melodías parecen ser una transmisión directa de los espíritus de las plantas hacia los chamanes y ellos las usan para comunicarse con nuestros cuerpos sutiles y llegar a esos bloqueos emocionales que nos tienen atrapados.

Me gustaría compartir con todos algunas de las inspiraciones e intuiciones que he aprendido durante estos días.

 

No hay que tener miedo del miedo

La primera noche tuve una inspiración que cambió por completo el tono de toda la ceremonia. Me di cuenta al poco rato de tomar el trago – profundamente amargo de la medicina – que estaba intranquilo, que tenía miedo de lo que pudiera suceder conmigo, de perder el control. En mis últimos retiros, particularmente en el de diez días en silencio de meditación Vipassana, sentí una profunda culpa en mi interior, fueron diez días muy duros para mi y los meses posteriores a la experiencia sentí un mar de emociones en las que en ocasiones me costó mucho remar.

Me di cuenta en ceremonia que tenía un miedo a sentir eso de nuevo. Pero entonces comprendí algo que me acarició el corazón, comprendí que tenía miedo a sentir miedo. Tenía miedo a sentir algo que no quería sentir y no poder huir de ese sentimiento. En ese momento comprendí algo muy importante. No huyas – me dije. No puedes huir de ti mismo. No hace falta tenerle miedo al miedo. Confía en ti mismo.

MiedodelMiedo

Comprendí que esa actitud temerosa le daba un poder a esos pensamientos que me perturban que de por si no tienen. Esa Actitud, esa cobardía frente a mi propio miedo me hacía sentir muy débil, y sumiso de mi propio sentimiento.

En ese momento toda mi energía cambió, y me atreví a mirar a mi miedo a la cara. Y comprendí que no había ahí nada real que temer. Que mi miedo es mi propia fabricación, mi propia ilusión, y que soy infinitamente más poderoso de lo que pueda pensar. Que tengo el poder de mirar a mis “monstruos” a la cara y de sentir el miedo que me provocan sin necesitar huir, hasta que desaparecen como las nubes negras que amenazan con tormenta.

Pensé en mis padres y en ese mismo instante sentí un profundo calor y presión en el pecho, era muy intenso, por un momento me asusté. Pero seguí sintiendo y abracé esa sensación. En seguida comprendí que el Amor que mis padres me dan es tan intenso que en ocasiones lo bloqueo y lo rechazo y eso me provoca dolor, y el dolor es mútuo. Pero si me abro a sentir descubro que tan solo es sentimiento y que viene de un lugar muy puro e inocente. Que debo aprender a mantenerme abierto y recibir, para dar lugar a una comunicación más sincera y valiente. Esta en mis manos y mi voluntad es que sea así. Que fluya el sentimiento y no se estanquen las emociones. Sentí y siento una profunda gratitud por el amor y el apoyo incondicional que siempre me ofrecen mis padres. Sois grandes y os lo merecéis todo. Os deseo toda la paz y que disfrutéis del camino que os queda con calma, para reflexionar y compartir vuestra sabiduría. Gracias por todo lo que me enseñáis. Os amo.

Permíteme que te lance esta pregunta: ¿A qué le tienes miedo? ¿A quién le tienes miedo?
Te invito a que mires a tu miedo a la cara. Siéntelo en ti. Hazte cargo de tu miedo. No huyas. Es tu propia creación.

Atrévete a sentir lo que sientes y observa como lentamente va transformándose, va cambiando de forma, como las nubes en el cielo.

 

El dolor es falta de amor

Otra de las inspiraciones que sentí vino cuando pude observar el dolor sin rechazarlo. Particularmente tengo una tensión en mi muñeca que arrastro hace años y comprendí que esa tensión que siento esta conectada con la exigencia que me auto-impongo en mi mente. Es algo que llevo trabajando y liberando hace tiempo, pero esta vez pude profundizar mucho más en ello. Mi muñeca, mi articulación, se siente presionada por la exigencia de mi pensar, por el trato que me doy en mi mente.

Esto no es algo nuevo, pero sí que era nueva la forma en que lo sentí. En ese momento puede abrazar mi muñeca y transmitirle a través de mi pensamiento y mis palabras lo siguiente:

Muñeca linda… gracias por todo lo que haces por mi. Gracias por toda la música y por todo lo que expresas con tu movimiento. Aprecio infinitamente todo lo que estas creciendo y todo lo que compartes con los demás. Eres valiente. Eres fuerte. Eres flexible. Te respeto profundamente y me inspira ver todo lo que estas aprendiendo. Te apoyo y te valoro infinitamente. Me pone feliz abrazarte. Relájate y reposa. Yo te abrazo para siempre. Gracias.

Me sentía tan feliz de poder dirigirme a mi muñeca en estos términos y con este sentimiento. En un pasado me sentí muy triste por tener este dolor y lo estuve rechazando por mucho tiempo, no quería sentirlo. Ahora puedo sentirlo y abrazarlo y darle las gracias por todo lo que me enseña. Por enseñarme a abrirme y a no temer, a tener fe, a confiar en mi mismo y en mi forma de ser. Thank you baby! 😀

 

Me inspiro a mi mismo

Hace unos años me rechinaban los dientes cuando escuchaba la palabra espíritu. Me causaba un gran rechazo y me incomodaba mucho pensar que podia haber espíritus por ahí rondando entre nosotros, me causaba gran confusión. Ahora me siento abierto a lo que apunta esta idea y me hace feliz poder sentirlo y apreciarlo en mi.

La palabra espíritu viene del latín spiritus y este del verbo spirare (soplar). Es probable que spirare sea una onomatopeya del sonido que hace uno al espirar. De spirare también nos llegan las palabras: aspirar, espirar, inspirar, respirar, suspirar, transpirar, etc. La relación entre alma y respiro es muy común.

etimologias.dechile.net

Estos días he comprendido que tengo el increíble poder de inspirarme a mi mismo. Y lo más hermoso de esto es ver como esto inspira también a los demás.

Que cuando canto hay una conexión directa con esa energía que me ha acompañado toda la Vida. Que cuando me suelto y me dejo guiar por esa energía me siento feliz y me siento conectado con todo. Como una onda expansiva que nunca termina.

En la primera ceremonia tuve el honor de poder cantar algunas canciones junto a Keyo y sentí lo que significa estar Inspirado – o conectado con mi espíritu. La sensación es de una tremenda felicidad, una verdadera gratitud que te acompaña y te invita a compartir tu corazón, sin limitaciones, sin tapujos, con confianza, estas a salvo hermano. Eso es lo que me hace feliz y eso es lo que le deseo a cada ser humano que he conocido y que me falta por conocer. Profunda paz.

En la segunda ceremonia le pedí a Keyo que me bautizara un collar que me compré para recordar toda esta experiencia. Se lo ofrecí al principio de la ceremonia y esperaba recogerlo al final.

Comenzaron los Ícaros y la sonrisa volvió a mi rostro. Yo estaba sentado con las piernas cruzadas, meditando, apoyado cómodo contra la pared. De repente lo sentí acercarse, comenzó a cantarme cara a cara. Su voz penetraba en todo mi cuerpo y recorría todos mis rincones, era como un escaneo de sonido. Todo mi espíritu vibraba y sentía una felicidad y un amor tan grandes por este ser, el tiempo se detuvo y el espacio se desvaneció. Mi sentimiento era pleno.

Cuando acabó de cantar puso el collar en mi mano. Mi corazón se expandió. Gracias hermano por todo el Valor que me inspiras. Eres grande.

Keyo-Eye
Keyo Universo

Esa noche la medicina se quedó reposando en mi estómago, me susurraba que sintiera. La vi como una abuelita africana contándome una historia, danzando toda su expresividad y creatividad – que es la mía propia. Me dijo que era hermoso y que debía ser Valiente, que siguiera compartiendo la música tal como yo la siento, que experimente sin miedo, que ella me esta ayudando, que esta conmigo desde la primera vez que nos conocimos y que me ama profundamente. Que mi espíritu es poderoso, tengo una fuerza de voluntad descomunal y debo aprovecharla para repartir Fuerza entre todos los seres vivientes.

Que viva! Que viva y que deje vivir. Que no me meta en los procesos de los demás. Que todos tenemos el don de aprender de nuestro proceso y crecer. Que esa sabiduría es innata por el mero hecho de estar vivos y ser parte de la Naturaleza. Que confíe en mi proceso y que mis pasos sean firmes. Que comparta lo que aprendo para poder integrarlo y trascender todas mis creencias limitantes.

Me pasé la noche suspirando y agradecido por poder sentir lo que siento y por estar vivo. Me hace muy feliz poder compartir esto con quien sea que le pueda servir. Y me encantaría escuchar lo que sentís al respeto y lo que os inspira a vosotros. Gracias por estar vivos, por compartir lo que aprendéis, y por ser tan valientes.

Ubuntu.

Alejandro, 28 de Setiembre 2017, Barcelona

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s